Mujeres que siguieron a Jesús

Image

Mientras vivía en África como una adolescente un hombre le ofreció a mi papa un sombrero en intercambio por me. Debería de haberme sentido ofendida por el hecho de que no estaba dispuesto a ofrecer más por me. ¿No valgo ni una oveja? De todos modos, las mujeres en esa cultura no tenían mucho valor. Eran una simple posesión para ser intercambiadas o compradas para ser la esposa o ama de llaves de alguien. Esto también era cierto en los tiempos antiguos de la cultura Judía. Era dominada por hombres en donde la mujer era solamente valorada en relación a la casa. Eran segregadas de los hombres en muchos de los contextos, teniendo su propio lugar en los templos y ni eran enseñadas al mismo tiempo que los hombres. Y aun así, cuando Jesús inicio su ministerio lo vemos interactuando con la mujer, amando y valorándolas como amigas, discípulas.

Estos primeros versículos de Lucas 8 destacan unas cuantas mujeres que seguían a Jesús, citando sus nombres y lo que Jesús hizo por ellas.

Estaba María Magdalena la cual fue sanada de los demonios. Juana la esposa de Cuza, el administrador de la casa de Herodes. Algunos piensan que era su hijo que Jesús sano en Juan 4:43-54. Susana es la última mujer mencionada. No sabemos mas nada de ella excepto que Cristo probablemente la sano de algún tipo de enfermedad. Se cree que las tres mujeres tenían dinero y que ayudaron apoyando a Jesús y su ministerio.

Cristo, hizo mucho por estas mujeres. Las sano no solamente de sus dolencias físicas pero también de sus enfermedades spirituals. El mostro su poder sanado el alma sanando sus cuerpos. Su gratitud, amor, fe las llevo a dejar todo y seguirlo.

Lucas nos muestra que Jesús valoraba a las mujeres (y niños) así como a los hombres. El los recibía alegremente para que le escucharan enseñarles, él estuvo con ellos y mostró su amor y compasión por sanar y salvar a las mujeres. Como Creador se preocupaba por ellos, y como el Salvador que los rescató y les dio la posición de las hijas del rey, elegidas y apreciadas por Dios.

¿Pero qué significa todo esto para nosotras como mujeres cristianas? He aquí algunas ideas.

1. Eres amada por Jesús

Permítanme empezar con el hecho de que las mujeres tienen valor. El mismo valor tanto como los hombres. Esto puede parecer una obviedad para algunos, pero me temo que por las creencias, palabras y acciones de algunas mujeres, ellas preferirían haber nacido hombre. Recuerde que somos creados a la imagen  de (la imagen de Dios), que han sido lavados por la misma sangre que Jesús derramó para los hombres y que nuestra herencia será la misma. (Gal 3:28). Eres muy amada.

2. Eres salva por Jesús

¿Estamos tan agradecidos como las mujeres que estaban con Jesús? No todas nosotras tenemos historias de transformación radical de ser rescatado por Dios de una forma de vida atroz, pero los “pequeños” pecados clavaron a Cristo en la cruz, tanto como los grandes. Tus pecados te llaman para condenarte, pero Jesús sufrió y murió por los pecados y te dio la vida. El que ha sido perdonado mucho ama mucho. ¿Su perdón produce un amor agradecido?

3. Eres guiada por Jesús.

¿Conocemos nuestra misión? Al igual que María Magdalena, Susana y Juana, hemos de seguir a Cristo. ¿A Qué se parece esto, ya que no podemos, literalmente, seguirle a todas partes de la ciudad y sentarse a sus pies mientras él enseña? Considere la posibilidad de este versículo. “Todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres.” Col. 3:23. Esto significa que seguimos  a Jesús en todo nuestro trabajo. De compras a la jardinería, de criar a los hijos a servir a nuestros maridos, todo lo que hacemos como una mujer cristiana se hace para el Señor Jesús. Esta es nuestra misión, el seguirlo, honrarlo, glorificarlo en todo lo que hacemos como mujer.

4. Eres Enseñada por Jesús.

Jesús dijo que aquellos que lo siguen conocen su voz, le escuchan (Juan 10:27). ¿Me estás escuchando? ¿Es tu relación con Jesús, tu prioridad? Tenemos que preguntarnos si estamos dispuestos a renunciar a cosas como, TV, dormir, o el tiempo en el ordenador con el fin de cultivar nuestra relación con él. ¿Estamos dispuestos a cultivar en algunos libros más profundos que nos pueden ayudar a llegar a ser cristianos maduros? ¿Cuándo fue la última vez que leíste algo que desafió  y te dejo con la boca abierta? ¿te hizo que lucharas con la palabra de Dios que expuso zonas ocultas del pecado en tu vida? ¿Estamos dispuestos a escuchar corrección para crecer más cerca de Dios por causa de Cristo? Jesús ama, salva, conduce y nos enseña, pero necesitamos oír su voz en la palabra y responder en fe.

Somos hijas de un gran rey y amadas más allá de todo entendimiento. Tratemos de glorificar a Dios en todo lo que creemos, decimos y hacemos.

Mirando a Jesus,

Image

Traducido por Larissa Zelaya Barragan

About these ads

Un pensamiento en “Mujeres que siguieron a Jesús

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s