Muchas son as opciones que el mercado trae para el cuidado de la piel, en especial si se habla de tratamientos para curar la piel sensible y seca, siendo estos efectos muy concurrentes en mujeres que por defectos a la exposición al sol y el viento trae consigo, un problema que acarrea una imagen reprobable para sí mismo además de efectos intolerantes a diferentes cambios climáticos que en la actualidad se ven latentes durante el día a día, que perjudica gradualmente la salud de la piel en su conjunto.

 

Tratamiento a base de productos naturales que con el pasar del tiempo se van usando con mayor fuerza por las propiedades benéficas que cada uno de los componentes con las cuales le producen traen consigo, plantas y frutos extraídas de la naturaleza que además de promocionar una buen salud iluminan una imagen bella y perfecta en la mujer.

A continuación una crema hidratante para terminar con la piel seca y sensible, fácil de preparar y lo mejor de todo un tratamiento muy económico y óptimo para la salud de tu rostro.

Crema hidratante a base de pepino  

 El pepino además de ser un ingrediente esencial en la cocina para la preparación de platos exquisitos entre los que se destaca las ensaladas, viene siendo un producto mágico en tratamiento de belleza naturales, caso como el de la crema hidratante de pepino preparada en casa para tratar la piel seca y sensible.

Ingredientes:

  • 20 gramos de puré de pepino
  • 20 gramos de agua destilada
  • 20 gramos de aceite de jojoba
  • 20 gramos de aceite de semilla de uva
  • 2 gotas de aceite esencial de limón
  • 1 gota de aceite esencial de rosa

Preparación:

Toma un recipiente lo suficientemente amplio para que realices la mezcla de los ingredientes.

Coloca en el las cantidades descritas y realiza una mezcla homogénea de tal forma que consigas obtener la integración total de todos y cada uno de ellos.

Posteriormente en un recipiente de vidrio con tapa coloca la crema, aplica y el resto refrigera para que no se dañe.

Recuerda que podrás seguirla usando hasta por tres meses siempre y cuando permanezca bien refrigerada.

 

Dejar respuesta