La salud bucal data de gran importancia no solo en lo que respecta a la salud, sino también y no menos importante en la imagen y aparecida física, que sin duda forman parte clave de la presentación personal, ese concepto que con el paso del tiempo ha venido en auge en lo que relaciona al tema de los dientes y la boca, constituyendo una buena sonrisa en la base de la imagen corporal.

Hoy por hoy, el tema de la sonrisa va amas allá de un diseño en donde lo que logras mostrar con la misma es la estética de una sonrisa perfecta, constituyendo la higiene y la salud bucal la base de tu imagen reflejada en todos y cada uno de los ámbitos de la vida, donde el amor, el aspecto laboral y prácticamente todos los ámbitos de día a día  reciben de la misma un aporte significativo, en pro de un mejor desarrollo de lo que a las tareas que a cada uno de ellos refiere, y que en un resultado final, trasciende notablemente a tu bienestar y felicidad.

En este sentido los cuidados en lo que al tema de la salud bucal respeta se encuentran directamente asociados a los hábitos de limpieza que en tu boca y los elementos que la integran (dientes y lengua) deben desarrollarse cotidianamente. La higiene bucal será la clave de hacer de tu sonrisa la mejor.

Hábitos básicos de una buena higiene bucal

A continuación los hábitos primordiales que nunca deberán faltar en el cuidado de tu boca.

Cepillado: el cepillado será loa base de una buena limpieza en tu boca, de ahí que cepillarse tres veces al día como mínimo será la rutina que no deberá faltar, si lo que buscas en una buena imagen y salud bucal.

Limpieza interdental: Muchas personas logran habituarse al cepillado tras el consumo de cada comida, sin embargo, dejan dedo la limpieza interdental, lo que concurre en un error fatal, por ser el cepillado un proceso incompleto al no poder llegar a todos los rincones de la boca, dando como resultado de la acumulación de restos de alimentos el desarrollo de placa bacteriana.

Enjuague bucal: el uso de un enjuague bucal tras la limpieza de la coba, ayuda a que las zonas de más difícil acceso logren ser atrapadas y limpiadas respectivamente, por lo que se convierte en un complemento fundamental a dicha tarea.

Una alimentación saludable: bien dice el dicho que somos lo que comemos, y en este caso los dientes no son la excepción, siendo el reflejo de los mismos un resultado de las comidas ingeridas a diario; aquellas comidas azucaradas y oscuras dejaran rastro de una imagen reprobable en el color de tu dentadura. Una alimentación sana ayuda a fortalecer los dientes especialmente porque los mismos requieren de calcio para su salud.

Control odontológico: la visita y control con el odontólogo deberá realizarse periódicamente a fin de que en su labor, de un concepto de las mejoras y ayudas que beberás dar a tu boca en relación directa con su salud y belleza.  excelentes

Compartir

Dejar respuesta