La exfoliación – peeling facial

 

La exfoliación de la piel o lo que también se conoce como peeling es un proceso estético muy importante, no solo para embellecer la piel del cutis, parte del cuerpo en la que en la mayoría de los casos las mujeres se detienen para realizarle, sino además por que por medio del mismo se logra efectivamente una nutrición profunda de los poros contribuyendo notablemente a la oxigenación de la sangre y la renovación celular.

De esta manera realizar un peeling cada cierto tiempo se vuelve fundamental si lo que quieres ver reflejado en tu rostro es un cutis sano y radiante. Para ello existen muchos tratamientos estéticos que puedes realizar en casa con ingredientes propios de la naturaleza sin componentes químicos, que te servirán a buscar el efecto exfoliante y con ello dar un toque de rejuvenecimiento facial en tu cara.

Exfoliar tu piel con avena y limón sin duda alguna es la opción perfecta para lograr el efecto del peeling, dos ingredientes netamente naturales de una amplitud enorme en lo que tienen que ver con sus propiedades y beneficios para la salud y la belleza.

Mascarilla de avena y limón

La mascarilla de avena y limón es una muy efectiva a la hora de exfoliar la piel, y lo mejor de todo es que además de ser un tratamiento súper económico, su preparación viene siendo una de las más sencillas de crear. La mezcla de estos dos elementos es increíblemente beneficioso, en tanto que ayuda a controlar la grasa del rostro, además de ser un remedio perfecto para tratar las manchas de la piel.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de avena molida
  • 1 limón
  • 1 cucharada de azúcar

Preparación y aplicación

En primera instancia lo que realizaremos es una mezcla homogénea con la avena molida, la azúcar, todo esto con la ayuda de una licuadora con la cual podamos moler la avena y obtener así una mezcla consistente.

Posteriormente retira la mezcal en un recipiente amplio y sobre la misa coloca jugo puro de limón, revuelve hasta obtener una pasta consistente, listo para ser aplicado.

Su aplicación deberá ser sobre el rostro limpio a manera de una mascarilla que recubra toda la cara a excepción de los ojos la nariz y la boca.

Deja que la pasta actué por unos 15 minutos y retira con agua tibia.

Luego coloca crema hidratante sobre el rostro y si es posible repite este proceso a menudo en las noches, un poco antes de dormir.

 

Dejar respuesta