Qué son las arrugas y como eliminaras

Muchos son los tratamiento que hoy en día se conocen en bases  dar solución a uno de los problemas más serios en términos de envejecimiento y estética, las marcas de expresión que popularmente desde hace muchos años se conocen como arrugas, una consecuencia de la vejez de la piel, pero que a efectos de muchos otros aspectos inherentes al medio exterior, como el sol, el viento, en fin, hoy por hoy se viene presentando en mayor grado de forma precoz.

Si bien es cierto, muchas personas en el mundo que no sobrepasan la edad propia para la aparición normal de las arrugas hoy las presentan, hecho que ha desencadenado en ellas muchos otros problemas que sobrepasan el tema de la belleza a circunstancias de deploracion de la salud, en donde la mente juega u papel muy importante, siendo esta misma, la vía de información psicológica de las personas, donde la autoestima se desploma de manera acelerada, trayendo consigo perjuicios integrales en el ser.

En este sentido, se hace importante contrarrestar las arrugas con tratamientos naturales que más que curarlas o eliminarlas lo que hacen es prevenirles, en un camino en el que la nutrición efectiva de la piel se lleve a cabo diariamente, de la misma forma como se ingiere alimentos para fortalecer y nutrir el organismo.

Mascarillas de avena, leche y miel

Las mascarilla son un ejemplo caro de cómo llevar a cabo dicho proceso, siendo quizá de los tratamientos estéticos y de belleza los mejores, en tanto que al aplicarlas facialmente podrás lograr en tu rostro uno más sano, hidratado y luminoso.

Hoy trataremos acerca de la mascarilla de avena leche y miel  y sus grandiosas propiedades en base a un rostro más luminoso, saludable y bello. Su aplicación a diario especialmente en las noches traerá con sigo excelentes resultados que no tardaran en dejarse ver en tu imagen.

Preparación

Su preparación es más que sencilla, a continuación los ingredientes necesarios y el proceso paso a paso para que puedas realizar una mascarilla bien hecha.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de copos de avena.
  • 1 cucharada de miel de abejas.
  • 6 cucharadas de leche líquida.

Como la idea es preparar una pasta espesa, empieza con buscar un recipiente lo suficientemente amplio para revolver y remover los ingredientes hasta conseguirlo.

En tanto esté lista la mascarilla, el segundo paso será la aplicación, para lo cual se recomienda hacer una limpieza del rostro previamente.

Aplica la mascarilla extendiendo el producto y haz suaves masajes circulares para facilitar la exfoliación.

Deja que actué por un tiempo prolongado de 15 minutos y lava con agua tibia.

Repite este proceso por lo menos dos veces por semana.

Dejar respuesta