Conseguir una piel perfecta ahora es posible con la ayuda de los muchos productos que la naturaleza tiene para ti, siendo dichos elementos los más apropiados para tratar temas de belleza y salud, que sin duda son algunos de los objetos centrales de la mujer moderna, quien ve en el cuidado de su imagen y su presentación personal la mejor carta que su cuerpo juega a su favor en los diferentes ámbitos donde se desenvuelve su vida.

 

Una imagen en la que las imperfecciones no tienen cabida alguna, por lo cual ellas recurren a la ayuda de tratamientos que eliminen aquellos granitos molestos que aparecen en el rostro sin dar aviso. A menudo en el momento menos propicio aparecen los granos  y las espinillas incomodando y atenuando la autoestima, por los que a continuación te mostramos la solución perfecta a este inconveniente que sin duda te tendrá en apuros.

Mascarilla de miel y huevo

Ingredientes

  • 1 clara de huevo
  • 1 cucharada de miel
  • 1/2 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharada de yogur o de crema

Preparación

Toma la clara del huevo y empieza a batir hasta que consigas una masa a copo de nieve

Procede añadiendo el zumo de limón y la miel

Añade el yogur y bate muy bien la mezcla hasta lograr una contextura homogénea

Aplica en la noche sobre la zona donde se encuentra la imperfección y deja que actué por un lapso de tiempo de 15 minutos

Retira con agua tibia

Espera ver los resultados y si aún no logras conseguir tu objetivo no dudes en volver a aplicar la mascarilla hasta terminar por completo con ese granito que tanto te incomoda y hace ver en tu rostro una fea imagen de ti.

 

Dejar respuesta